miércoles, 12 de noviembre de 2014

Smiley Pumpkin 2014: Terror en Amityville




Otro año más pasa. No sé qué pasa que, desde que tengo hijas, el tiempo vuela de esta manera. O ellos te hacen sentir el paso del tiempo, o es que ya no cunde como antes, pero el caso es que desde los 30 a los 40 me da un poco de vértigo pensar en el paso de los años.

Pero no nos pongamos melancólicos. De nuevo contactó Xavi conmigo, recordándome que llegaba Halloween, y con él Smiley Pumpkin. Este año, la verdad, iba bastante despistada por temas varios personales y de trabajo. Por si no recordáis, Smiley Pumpkin es un festival que hace un grupo de amigos alrededor de una película de miedo. En estos enlaces podéis ver los pasteles de 20132012.

Este año la película elegida era "Terror en Amityville", la historia de una familia que se muda a una casa donde hubo una serie de asesinatos hace años. Espíritus, la casa que parece que cobra vida e influye sobre los habitantes, ya sabéis, todos esos ingredientes habituales de casa encantada.

La idea era hacer la casa, con su fachada característica, y esas ventanas de la buhardilla que le daban un aspecto de ser vivo.

Para simular la sangre goteando por la fachada, primero cogí el colorante diluido con el pincel para que cayeran goterones, aunque acabé con una jeringa imitando las salpicaduras (seguro que, a los que tenéis niños, os ha pasado alguna vez y ha acabado la pared del salón o la cocina así salpicada de Apiretal, ja ja ja). Esta vez fue divertido porque no me tocaba limpiar.


Aquí podéis ver un detalle de la base. Una condición es que tiene que aparecer el nombre del festival y el año. El detalle del hacha y los troncos aparece varias veces en la película, cuando el comportamiento del hombre empieza a cambiar, un clásico esa escena cortando troncos como poseido.


Cada año el pastel va acompañado de unas galletas, de la misma temática. Al principio de la película se ve la escena de los asesinatos de la familia en sus camas, y eso quería representar. Así que manchas de sangre y los nombres como escritos con el dedo manchado de sangre.Y una huella dactilar, que no analicen de quién es porque acabaría a la sombra...


Por último os dejo una foto que me envió Xavi de la puesta en escena.


Espero que os haya gustado, ¡y hasta el próximo Smiley Pumpkin!

viernes, 30 de mayo de 2014

Comunión de Laura


Laura hizo la comunión el día 17 de mayo. Es la misma niña a la que poco antes había hecho el pastel de La Voz Kids para su cumpleaños. Tenían todo pensado para el evento: pastel, regalos, decoración, ... Todo clarísimo respecto al pastel (colores y pisos), pero dejándome vía libre con la decoración del mismo. Sus premisas: blanco, 3 pisos, con flores lilas y purpurina. La muñequita para coronar el pastel ya la tenían comprada, así que este tema resuelto.

Como el pastel iba a ser todo en blanco y lila, usé varios tonos del mismo color para los diferentes adornos, degradando el color con blanco. También querían su nombre en galletas, y con purpurina. Adorné las letras con florecillas iguales a las del pastel y as situé justo delante de la bandeja.
 

Querían regalar galletas decoradas a los niños, con los mismos tonos del resto. Pusimos cuatro en cada uno de los dos cestitos de mimbre, y algunas otras más las apartamos. Todas son de temática primaveral: flores, mariposas, manzanas, y, por supuesto, corazones, que les gustan tanto a las niñas. Recorté unos cuantos corazoncitos con la troqueladora,iguales a los que llevaba cada galleta con el nombre y la fecha, para adornar la mesa.


Así dejamos la mesa con las cosas que llevábamos y algunas más que colocamos:


Y así quedó finalizada, con los globos a juego y todos los detallitos que faltaban. Preciosa. Se nota que todos los detalles estaban pensados y preparados con cariño.


Aquí os dejo  la protagonista, Laura, una niña encantadora y dulce, un amor, y guapísima con su vestido blanco con florecillas. Su madre me decía que a quién habrá salido tan amorosa, vaya pregunta, está clarísimo: a su madre.


Gracias familia por dejarme participar en este día especial para todos, ha sido un verdadero placer. Nici, la foto de tu niña mandándome un beso desde allí me robó el corazón.

Para los que podáis acercaros, el restaurante merece una visita. Se llama "Tanta", en el centro de Barcelona. Un restaurante de los muchos que hay del famoso chef peruano Gastón Acurio. Un restaurante precioso, acogedor, limpísimo, con un personal muy agradable, y un olorcillo que salía de la cocina que ni os cuento. No lo conocía, pero me he prometido volver como clienta

Espero que os haya gustado, ¡nos vemos en la próxima entrada!.

domingo, 25 de mayo de 2014

Mi cumpleaños: llegaron los 40


Pues sí, todo llega. Llegan los 20, los 30, ... y los 40. No lo he llevado mal. Sí es verdad que los años van pesando, y echas la vista atrás repasando tu vida en ciertos momentos, pero creo que he burlado la crisis de los 40 de la que se habla (de momento, je je je).

No soy mucho de fiestas sorpresa, la verdad, prefiero tener las cosas más controladas, porque a veces no reacciono del todo bien a las sorpresas. Así que me preparé yo misma la fiesta. Tenía una idea aproximada de como quería el pastel (bueno, después de mirar unmontón de opciones los últimos meses), en verde y marfil y con alguna flor, que tanto me gusta hacer, en el piso superior. Pero sobre la marcha las cosas se van transformando, y esto es lo que salió.

Quería coronar el pastel con una gran magnolia. Tengo un arbusto en casa (aún está pequeñito, algún día llegará a árbol) y me encantan las flores, grandes, blancas y con un toquecito color lima, y que duran tan poco. Tenía las fotos de hace unos años, qué mejor modelo que lo natural. Compré hace tiempo un cortador de magnolia, pero era pequeñito, así que saqué las plantillas más grandes a partir de ellos para tener la flor grande. Han quedado algunas hojas algo puntiagudas, pero me gusta el resultado.


Os dejo unos detallitos de las flores texturizadas del piso inferior y del 40 que hice con perlitas plateadas. Iba a ser tipo broche, enganchado en un lazo color marfil que debía ir en el piso intermedio. Pero como, por casualidad, buscando un lazo para otro pastel, encontré la cinta de las hojitas y la de las florecillas (ésta va en la bandeja), cambié el diseño y acabó en el piso superior, sin nada más.


Fue una fiesta estupenda, valió la pena todo el trabajo de la semana de preparativos. Amigos de varias épocas de mi vida y mi familia, todos juntos en casa, fue muy especial. A los que no pudíateis venir, os llevaba en el corazón, lo sabéis. No soy persona de tener montones de amigos, pero los que tengo son de lo mejor, ahí estaremos para siempre.

Los bizcochos eran de fruta de la pasión con ganaché de chocolate con leche, y de plátano y nueces con mouse de dulce de leche (delicioso, aunque demasiado dulce para mi gusto).

También hice unos macarons, de tres sabores: lima y fruta de la pasión, champán con chocolate con leche y los lilas rellenos de mouse de dulce de leche. Los dos últimos aprovechando los rellenos de los pasteles. Volaron.


También usé la crema de mascarpone y fruta de la pasión que sobró para ponerla en unas cucharitas de esas de aperitivo, haciendo un montoncito con boquilla rizada y poniendo encima una perla de chocolate. No tengo foto, no dió tiempo, cuando quise hacerla habían desaparecido.

Muchas gracias a todos los que compartísteis conmigo estos momentos, clase nocturna de zumba incluida, estos momentos son para recordar toda la vida. Ha sido una semana entera de trabajo en la cocina, pero es un placer cocinar para la gente que quiero. Un abrazo y un gracias enorme para todos.

A todos los demás, espero que os haya gustado, nos vemos pronto.